Estudio de TCS sobre Modelo de Cadena de Abastecimiento Sustentable del Siglo XXI

El estudio: Bajo Carbono, Alto Crecimiento: El Modelo de Cadena de Abastecimiento Sustentable del Siglo XXI

La cadena de abastecimiento ha sido tradicionalmente vista como un proceso lineal de una única compañía, comenzando por el proveedor y terminando en el punto de venta del producto.  Lo que sucede con los materiales  después de su utilización es un tema que no ha formado parte de la preocupación principal del negocio. En este sentido, esta perspectiva limita las capacidades competitivas de la cadena de suministro en el paradigma de negocios emergente.

Billones de toneladas de desechos son generados por las empresas a lo largo de todo el mundo. Ante este panorama, la creciente conciencia política y social de estos efectos aumenta la presión a las empresas de modificar sus procesos de producción y volverlos más sustentables. Es así como las cadenas de abastecimiento necesitan reducir dramáticamente el uso de recursos naturales y virar hacia ciclos de procesamiento de gasto cero en los cuales los recursos  sean completamente reciclados o reutilizados.

La cadena de abastecimiento necesita un nuevo formato, de acuerdo a un circuito cerrado que permita el flujo eficiente de bienes desde el punto de origen hasta el punto de consumo, maximizando la obtención de valor. La ventaja competitiva central del futuro dependerá, entre otros factores, de una cadena de suministro ultra delgada  que cuente con mínimos recursos e intensidades de emisiones de carbono, gracias un alto nivel de conectividad e intercambio de información entre los actores de la cadena. Asimismo, reducir la carga ambiental de las operaciones de la cadena de suministro no solo es una cuestión de responsabilidad social empresaria, sino que se está volviendo un tema de manejo estratégico de riesgos.

El modelo actual de la cadena de abastecimiento lleva a un alto crecimiento de carbono y está estrechamente enfocado en las transacciones entre una compañía y sus proveedores directos y clientes. Sin embargo, a pesar de que este tipo de cadena beneficia a los clientes a través de bajos costos y altos niveles de servicio, sus procesos se han vuelto lentos para responder a las dinámicas cambiantes del mercado.

El intercambio de información a menudo está limitado por el modelo actual de cadena de suministro, restringiendo la colaboración y una mayor eficiencia. Las compañías enfocadas en la optimización de sus propias transacciones pierden oportunidades de negocios a lo largo del ciclo completo del producto.

Por su parte, el modelo de Cadena de Abastecimiento del Siglo XXI proporciona un bajo crecimiento de emisiones de carbono, mientras, al mismo tiempo, asegura un alto crecimiento económico. Este último no reemplazará al anterior patrón, sino que puede ser construido sobre el existente modelo de la cadena de abastecimiento. En el diseño del siglo XXI, los participantes de la cadena de abastecimiento estarán conectados a través de un eje informacional y de colaboración. Las soluciones tecnológicas de información jugarán aquí un rol fundamental, ya que, por medio de innovadores sistemas de TI se dará soporte a la toma de decisiones inteligentes y se proporcionarán nuevas capacidades. Asimismo, asegurarán agilidad y sustentabilidad al ciclo completo de la cadena de abastecimiento.

De esta manera, el nuevo foco en sustentabilidad abre paso a nuevas oportunidades clave de crecimiento para la cadena de abastecimiento, con los siguientes beneficios económicos:

  1. Productos sustentables, diseñados para usar materiales sustentables

  2. Bajo consumo de energía para recuperar recursos en la cadena inversa

  3. Gestión adecuada de los desechos de productos, cerciorando que los recursos no se malgasten en productos que no lleguen al consumidor.

  4. Logística baja en niveles de emisión de carbono, lo cual minimiza el consumo de energía en transporte y gastos de envío por unidad.

  5. Cadena inversa, que cierra el circuito del producto y captura el valor residual de los retornos.

Las compañías han visto nuevas oportunidades de crecimiento e ingresos en esas áreas, logrando una reducción de costos:

  1. Herman Miller y Knoll mejoraron su cuota de mercado e ingresos netos a partir de sus esfuerzos en la mejora de la sostenibilidad de productos.

  2. Zara pudo reducir sustancialmente los residuos de productos evitando cerca de 188,000 toneladas de emisiones de carbono comparadas con el promedio industrial en 2009.

  3. Xerox ahorró $400 millones de dólares en material y costos de producción utilizando componentes remanufacturados en su línea de producción.

El nuevo modelo de cadena de abastecimiento del siglo XXI se apoya en la capacidad de capturar, procesar y compartir información, promoviendo nuevos tipos de colaboración. Dicha colaboración mejora el intercambio de información entre los actores y acelera la transición desde un modelo de cadena de abastecimiento de alto crecimiento pero con un rendimiento de niveles altos de carbono a uno de alto crecimiento pero bajo en carbono.

En este sentido, el nuevo modelo de cadena de suministro promueve el crecimiento económico robusto sin destruir la biósfera, revisando permanentemente la forma en la que los partícipes de la cadena de abastecimiento se movilizan, el planeamiento de rutas, la organización de las ciudades y los modos de producción y consumo.

Fuente: marketcrosscompany.com

0 visualizaciones0 comentarios