¿Se confirmará la fuerte demanda turística que espera España para 2022?

Hoy parece haber más confianza en el aire; aunque todavía no hemos dejado atrás la variante Omicron, estamos viendo una mejora gradual que nos aleja cada día más del término oficial de “pandemia”. Esta es una opinión compartida por otros países e incluso por los viajeros, en general, que también se sienten más seguros ante la idea de viajar este año. Este tímido positivismo está calentando poco a poco el sector turístico mundial, y estamos empezando a ver un aumento sustancial de la demanda de viajes en algunos países.

FUERTE DEMANDA PARA LOS MESES DE PRIMAVERA

España está deseando recuperar su flujo turístico y ya está planificando los próximos meses. En apoyo a esta expectativa y para subrayar la importancia de recuperar el turismo ya en primavera, Fernando Valdés, Secretario de Estado de Turismo de España, dijo “el primer hito es la Semana Santa. Nos dará una previsión de lo que será el resto del año”. El país espera atraer turistas gracias a la fama de la Semana Santa, pero sólo examinando los datos reales de búsqueda de vuelos podemos confirmar un buen pronóstico para España en 2022.

Los datos de búsqueda de vuelos confirman con rotundidad la esperanza del país: durante los últimos treinta días (del 25 de diciembre al 23 de enero), viajeros de todo el mundo han buscado aproximadamente 6.000.000 de vuelos para llegar a la península, la mayoría queriendo viajar en primavera. Los vuelos con salida de marzo a mayo suponen el 71,8% del total, mientras que los vuelos para los meses de verano suponen el 28,2%. Este dato es muy significativo: tiene un fuerte valor positivo porque muestra un fuerte interés a corto plazo por parte de los viajeros, pero también muestra que la fragilidad del turismo sigue siendo alta.

El hecho de que exista una disparidad tan fuerte entre los viajes a corto plazo y los de medio y largo plazo indica que todavía hay poca confianza en el futuro entre los viajeros. Es importante recordar que la fase de investigación/planificación de los viajes de los viajeros suele tener lugar mucho antes de la fase de reserva propiamente dicha, y cuando la demanda de verano es tan baja, en esta época del año, es una clara señal de desconfianza del mercado. Como puedes ver en el gráfico anterior, la presión de la demanda para los meses de verano está en los mismos niveles que los periodos anteriores a Omicron.

LOS PERÍODOS MÁS POPULARES

La primavera servirá de referente a la hora de realizar pronósticos para el resto del año. Actualmente, el 52,6% de las búsquedas son para vuelos de corta duración: El 28,1% son para vuelos que llegan en marzo, el 24,5% para vuelos que llegan en abril y el 19,2% para vuelos en mayo. Desgraciadamente, el pico de demanda no es para la Semana Santa: según los datos, los turistas buscan vuelos principalmente para la semana del 29 de marzo al 4 de abril, con un peso sobre el total del 10,5%. La Semana Santa, por su parte, sólo se lleva el 7,4% de las búsquedas de vuelos, lo cual es un volumen importante, pero no está en primer lugar; dicho esto, la distribución de la demanda varía mucho entre las distintas Comunidades Autónomas: para los aeropuertos de Andalucía (el destino más famoso para las celebraciones de Semana Santa) hay un fuerte pico de demanda para los días 14 y 15 de abril.

La razón principal de esta diferencia es que sigue habiendo una gran demanda de destinos de playa: a pesar de la fama de la Semana Santa, el destino más deseado es el archipiélago canario, como indica el hecho de que los aeropuertos de las islas se encuentren entre los de mayor demanda turística.

Por Michela Ciccarelli, Destination Data Specialist de Lybra

0 visualizaciones0 comentarios