Las actividades postdeportivas y las aplicaciones móviles, claves para el desarrollo del turismo en

Los distintos expertos demuestran la necesidad de usar las aplicaciones móviles para relanzar la frencuentación turística y aportar valor a la experiencia de los ‘mountainlikers’, nombre acuñado para definir el nuevo público que acude a la montaña en verano. En este sentido, han destacado tanto las ponencias de aplicaciones de realidad aumentada como las que permiten agilizar los rescates.

La semana pasada la aplicación Alpify permitió realizar seis rescates en la montaña, según Guillem Viladomant, el CEO de la aplicación que permite a los servicios de emergencia localizar a usuarios perdidos en la montaña. La innovadora App de seguridad ha compartido sesión con la App “Acoustic Trail”, que convierte los itinerarios en sonidos, guiando al usuario de forma segura y eficiente. “Garantizar que un corredor de trails recibiera el soporte de la tecnologia pero mantuviera los ojos en el camino era, a día de hoy, un reto sin resolver”, explica el CEO de Genokavsat, Rafael Olmedo.

La segunda sesión de la jornada se ha centrado en la diversificación de la oferta postdeportiva, mostrando casos de éxito muy opuestos entre ellos. El resort de Ischgl en Áustria es líder en ofrecer conciertos multitudinarios en el escenario más alto del mundo, con estrellas como Bob Dylan o Tina Turner. El director de turismo de la zona, Andreas Steibl ha ironizado sobre su apuesta para la vida nocturna de calidad: “El nuestro no es un destino ni familiar, ni para la recuperación física y mental. De hecho, necesitas una semana para recuperarte de tu estancia en Ischgl”. Una oferta totalmente opuesta a la austríaca ha sido la de Allgäu, en Alemania, que ha enfocado su oferta en el turismo de salud, de bienestar y de senderismo, consiguiendo una cifra mayor de pernoctaciones en verano (60%) que en invierno (40%).

Innovación, accesibilidad y sostenibilidad, principales retos

Para los expertos reunidos en el 8º Congreso Mundial de Turismo de Nieve y Montaña, organizado por el Gobierno de Andorra, la OMT y el Comú de Andorra la Vella, la innovación, la accesibilidad y la sostenibilidad son las tres claves que los destinos de montaña deben tener en cuenta si quieren que su negocio sea viable. Innovación para crear las nuevas experiencias que demandan los consumidores; accesibilidad para que se facilite la llegada de turistas a la montaña, y sostenibilidad para que la actividad económica sea compatible con la fragilidad del entorno natural. Según la Organización Mundial de Turismo (OMT), 1.100 millones de turistas viajarán por el mundo este año y 5.000 millones lo harán internamente en su país.

Los “Mountainlikers”, así definen los expertos a los nuevos consumidores, son personas de todas las edades que quieren vivir nuevas experiencias en la montaña y compartirlas en Internet. Han redescubierto la montaña como lugar para escapar de la ciudad y del stress, disfrutar del entorno y su gastronomía, practicar su deporte favorito (trail running, mountain bike o triatlones) y hasta competir en carreras de ultradistancia que cuentan hoy con el doble o triple de solicitudes de las que pueden asumir.

Acceso a la montaña y protección del entorno natural

“Si esto no se gestiona bien, los miles de turistas que van a la montaña, pueden generar miles de problemas” afirma Taleb Rifai, secretario general de la OMT. “Por ello, estos tres factores son prioritarios cuando hablamos de turismo de montaña”, añade. Para el suizo Peter Keller, experto científico del congreso, “es necesario encontrar un equilibro entre el acceso a la montaña para todos y protección de la naturaleza” y añade: el turismo de montaña es ya una alternativa real al típico de sol y playa. Cada destino está encontrando su principal atractivo, algo por lo que el consumidor está dispuesto a pagar más, a lo que se añade el boom de los deportes al aire libre y al trabajo conjunto que están realizando las ciudades y los destinos de montaña. No es un turismo masivo, pero sí de nicho”.

El Ministro de Turismo y Medio Ambiente del Gobierno de Andorra, Francesc Camp, ha añadido que, además de los tres retos clave anunciados en el congreso para el turismo de montaña, “es necesario tener muy en cuenta a la tercera edad, especialmente en Europa donde se está experimentando un envejecimiento progresivo de la población. Hay una tendencia clara a potenciar el “wellness alpino” entre este público”, concluye. En este sentido, el catedrático canadiense Paul Arseneault, ha subrayado que “para hacer frente al envejecimiento de la población y fidelizar al público hay tres aspectos clave como gestionar pases a largo término en los destinos de montaña, la evolución hacia el entorno verde y las comunidades en redes sociales”.

Autenticidad y diversificación

Para los destinos de nieve y montaña, ya no es suficiente organizar una variedad de actividades al aire libre y de aventura dirigidas a los diferentes públicos (familias, adultos y niños). “Cada destino tiene que analizar cuáles son sus recursos y desarrollar una actividad auténtica que sea un polo de atracción turística en la montaña”, explica Martí Rafel, director general de la estación de esquí de Vallnord (Andorra). “Por ejemplo, en Andorra tenemos montañas escarpadas y hemos convertido la bicicleta de montaña como nuestra actividad estrella”, añade.

La estación de esquí adapta sus remontes e instalaciones en verano para que se pueda practicar las modalidades de descenso y freeride, hemos sido sede de tres copas del mundo de la especialidad y el próximo año celebraremos los campeonatos del mundo lo que es un reclamo para miles de practicantes, españoles, franceses y del resto de Europa. Hemos mantenido las actividades familiares al aire libre como el tiro con arco, las rutas a caballo, los karts eléctricos, etc., pero nos hemos especializado en un deporte como la bicicleta de montaña que es el principal reclamo de la estación en verano.

Fuente: outdooractual.com

0 visualizaciones0 comentarios